arg-cuba

En mayo 2001, veía la luz “Apiterapia hoy en Argentina y Cuba”. El “librito” de Apiterapia, que –como se dijo- en forma sencilla y clara presentaba los productos, sus dosificaciones y usos. Una recopilación de lo mucho que andaba suelto y desparramado, más lo propio. Y –sobre todo- el invalorable aporte de los amigos cubanos, vanguardia de la Apiterapia. Teresa Giral Rivera y Adolfo Pèrez Piñeiro, que a más de ser autoridades en el tema, son amigos, con todo lo que esta palabra implica.

arg-uruguayPareció que la necesidad de conocimiento en el tema, era grande, en poco tiempo esta edición se agotó, y la siguiente, en 2004, que se actualizó y completó a requerimiento de lectores, también se amplió a Uruguay y Colombia, con más amigos, con Marta Przewenda y Héctor Said Martínez Pinilla, enlazando un poco más el ideal de la Patria Grande. Esas dos palabras tan manoseadas hoy, porque quedan bien en los discursos…El ideal de Bolívar, de Artigas, de Guemes y tantos otros no se hace con soja ni para llenar bolsillos propios.

vascoapiterapia20hoyLuego, en 2005, vino la edición en Eusquera, en el País Vasco. Erlea Gure Sendagile, se llamó allá. Cuantas cosas nos hermanan con ellos, desde el sojuzgamiento, el intento de aniquilar culturas, idioma incluido. De la misma editorial, a posteriori se hizo la edición en español, en el viejo continente, y era la cuarta…

En 2008, a fin de facilitar lectura y acceso, se hizo en forma de mini libros, La Miel y la Jalea Real, El Polen y El propóleos, fueron los tres primeros.polenmiel-jalearealpropoleo1Se encuentra en preparación El Veneno de Abejas y ya está corrigiéndose la quinta edición de Apiterapia Hoy….Con un enfoque más abierto a lo que es nuestra vida en nuestro medio ambiente y alimentación, en relación con nuestra salud. También a nuestra capacidad de autocurarnos, cosa que nos niega la medicina oficial para no ceder ni un milímetro del espacio de poder donde se encuentra ubicada. El médico (y sus medicamentos) es y debe ser el único dispensador de salud. Esa es la premisa sobre la que se apoya el perverso sistema de la medicina comercial.