En 2007, la secretaría de políticas, regulación y relaciones sanitarias (salud) junto con la secretaría de agricultura, ganadería y etc. deciden sacar la resolución (*) donde se obliga a colocar en los envases de miel un cartel con la leyenda de prohibir el consumo de la misma a los menores de 12 meses, por el riesgo del botulismo del lactante. Se justifica en el expediente N 1-47-2110-5464-04-5, el cual fuera “escamoteado” al pretender fotocopiarlo para su evaluación por especialistas en noviembre 2007. La lectura apresurada del mismo daba fe de que era “armado”, que no tenía sustento técnico y que no lograba relacionar el botulismo con la miel.

     La resolución firmada por Carlos A. Soratti – Javier M. de Urquiza legaliza el “no suministrar a niños menores de 1 año”. Resolución que raya el absurdo y la ignorancia voluntaria mal interesada. Cuanta razón tiene la sociología al decir que el estado argentino es deficitario, porque todos los mediocres que no pueden trascender en la actividad privada, caen al estado. Allí, solamente con firmar lo que se les solicita, parecen enraizar, de un cargo al otro. Nunca se derogó la ley de Obsecuencia Debida, quizás por ser una ley no escrita…

La mediocridad, la vaguedad y la falta de sentido del expediente se usan como justificativos

“Que una de las medidas preventivas consiste en evitar la ingesta de miel o de alimentos endulzados con ella en lactantes menores de 1 año” 

“…ha detectado entre los años 1992 y 1997 casos de botulismo del lactante que se asocian con el consumo de miel por lo cual preparó un informe técnico y una recomendación referida al rotulado de la miel”

“Que el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE) registró entre los años 2001 al 2003 cuatro casos de botulismo del lactante, asociados con el consumo de miel”

Recapitulemos: el botulismo del lactante, es del lactante, o sea que no tiene dieta completa, ya hablar de edad o poner lactantes menores de 1 año es demostrar la ignorancia en el tema. De 1992 a 1997 ¿cuántos casos? De 1992 a 1997 y de 2001 a 2003 “asociados con la miel”. Asociados con la mugre, también con el pezón de la mamá, también asociados con la familia y con esta sociedad. Porqué no prohibir todo? Solo se puede asociar el botulismo con la miel, si el serotipo del enfermo coincide con el serotipo de la miel. No se hizo para este trabajo. Se miente intencionadamente.

Se habla de que la Cámara de Senadores lo solicitó al Ejecutivo, es raro, porque hay antecedentes en el Senado de presentación de proyecto similar, que sistemáticamente fueron rechazados por los representantes del pueblo. No me cierra rechazar la base de la democracia, la Ley, para pedirlo al Ejecutivo: “Que la Legislatura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires solicitó incorporar….” De acuerdo a esto, solo solicitó y parece que no le hicieron mucho caso…

“Que existen antecedentes de normas voluntarias tales como la Norma IRAM 15960 sobre especificaciones aplicables a la miel, en cuyo ítem 6 luce “Marcado, Rotulado y Embalaje”, “…Se indicará, además, que no podrá ser consumido por personas menores de 1 año” este punto, fue la base del armado del expediente de marras, ya que nadie desconoce lo que es el IRAM, bien, continúo: Anexo 1 – (Acta 5-2007) Justificación para la propuesta de eliminación del Anexo C de la Norma IRAM 15960. Salto a la conclusión:

“De la comparación de los contenidos expresados en los textos científicos citados anteriormente con los contenidos arguidos en el Anexo en cuestión se desprende que este fue elaborado con poco rigor, ya que además argumenta sobre la relación entre consumo de miel y caries dentales (concepto absolutamente rebatido por otros profesionales de la salud) y como dicho anexo se transcribió de un informe presentado al sub comité y que fuera elevado como resumen de un estudio epidemiológico de casos de botulismo en lactantes por el Ministerio de Salud de la Nación, se acuerda entre los presentes a la reunión del 31 de agosto del corriente año(2007), eliminar el Anexo de la norma IRAM en cuestión”

O sea que el IRAM eliminó el Anexo, el gobierno (o sus mediocres firmadores, NO). Por poco rigor, es demoledor este texto para quienes hicieron el expediente. Si asocian el consumo de miel a las caries, como no van a asociar el botulismo a la miel y a la vez, pensar de que los apicultores son subversivos o algún delirio similar. Lo importante es que desde su autoritarismo ignoraron la palabra de los técnicos, no les interesaba. No les interesa. Obvio ¿responderán a otros intereses?

“Que en la bibliografía mundial y en la de nuestro país se han publicado numerosos trabajos científicos que advierten acerca de la presencia de esporas de Clostridium botulinum en la miel y su relación con casos de botulismo infantil”

Ya se vió que la “relación” está en la mente de los interesados. Dice el IRAM: “En cuanto al botulismo infantil, si bien se sindica como fuente la miel contaminada con esporas de C. botulinum, la mayor parte de los aspectos epidemiológicos de este síndrome continúan siendo desconocidos” O sea que se repite lo que los otros dicen, como lo de la sandía y el vino, pero sin confirmación. Ahora bien, este texto del IRAM introduce un concepto fundamental “miel contaminada con esporas..” La resolución conjunta nunca habla de miel contaminada, sino que inculpa a la miel. No puede ser ignorancia, si podría ser total mala intención interesada. La espora del C. botulinum se encuentra en todas partes, preferentemente en el suelo. El lactante que gatea se impregna con ellas. La falta de higiene es el factor más importante. La miel, como cualquier otro alimento, se puede contaminar. Sea en el traslado, con una carga bacteriana bajísima, la del aire, que no podría enfermar a nadie. O se contamina por malas pràcticas; y aquí entra la ausencia del rol de contralor del estado. Mediocres inservibles que pretenden que prohibiendo la miel se solucionó el problema. Por otro lado, el botulismo del lactante es de más fácil tratamiento y menor mortalidad que el del adulto, pero se reconocería de que demasiados médicos no están en condiciones de diagnosticarlo. De nuevo la falla está en otro lado y de nuevo falla del estado al menos si hablamos de hospitales públicos.

“Que han sido reportadas numerosas advertencias, entren ellas las del Center For Disease Control (CDC) de los Estados Unidos, a los efectos de evitar la ingesta de miel, o de alimentos endulzados con ella en el caso de los lactantes menores de 1 año”

Dice el IRAM: “En cuanto a la distribución geográfica el botulismo se observa sobre todo en el hemisferio norte, entre los 30 y los 65 grados de latitud norte. La mayor parte de los casos ocurren en 7 paises: Canadá, Francia, Alemania, Japón, Polonia, Ex URSS y los EU. En la actualidad la mayor parte de los casos del botulismo transmitido por alimentos ocurren en epidemias relativamente circunscriptas después del consumo de conservas caseras” O sea que, no se habla de botulismo en miel, sino en conservas caseras. O sea que si el problema es el hemisferio norte, ¿porqué trasladarlo al sur? ¿Se puede tomar esta advertencia del CDC para justificar un expediente y una normativa? NO, dado que quienes armaron el expediente omitieron el dato de que en el país de origen de la advertencia, la miel no está prohibida a los lactantes.

El Consejo Asesor de la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL) se expide favorablemente. La CONAL también.

En los primeros días de junio 2009 se realizará una reunión para ver si se deja sin efecto la normativa. A favor de anularla o de seguir hablando del tema: La SAGPyA el SENASA, el Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires y las provincias de Santa Fe, Santiago del Estero, Consejo Agrario de la provincia de Santa Cruz y Catamarca.

Contrariamente, el INAL, el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires y el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires “sostienen la posición acordada en esta Comisión debido a la implicancia sanitaria involucrada, por lo cual no acuerdan la rediscusión del tema”

Obvio, se exigirá nombre y cargo de cada uno de estos “representantes” a los fines legales que hubiere lugar, ya que de las actuaciones se desprende lejos que no existe una implicancia sanitaria como se pretende, que lo técnico no avala el expediente hecho con poco rigor y que es evidente que no se pretende cuidar la salud de las población. No, nunca se puede hacer si se está en un camino tan equivocado, pretendiendo prohibir lo que no daña. Por otro lado, hago pública la invitación a estos desconocidos –hasta ahora- representantes del pueblo para que discutan y defiendan su postura públicamente.

El expediente habla también de que si se puede evitar la muerte de un solo bebé…Bueno, nadie quiere una muerte innecesaria, ni de un bebé ni de un adulto, pero no es de esta manera que se evitan. No es apelando a la emotividad como se justifican las mentiras. Si solo hablamos de autoritarismo, pueden hacerlo. También el proceso militar en Córdoba prohibió la homeopatía con mentiras. Luego, en Democracia la justicia obligó al ex gobernador de facto, Dr. Pellanda, a retractarse públicamente. ¿Seguiremos ese camino?

Alguien se preguntará por los ocultos intereses. Son ocultos, pero se puede pensar por ejemplo, que luego de tres malas temporadas apícolas, si se desalienta el consumo interno habrá volúmenes para exportar. La crisis global hace que el mercado mundial consuma menos miel, pero la consume.  Nuestro país, uno de los principales exportadores casi no tiene miel. Cuando menos es sugestivo.

Otro gran interés es que si se desprestigia la miel, por ende cae a los otros productos de la colmena, que están compitiendo demasiado con los grandes intereses.

En 2007 aumentó la mortalidad infantil en Argentina. Indicador de la calidad de vida de un país. De 2008 no aparecen cifras aún  ¿tanto se demora en hacer una estadística con datos concretos y ya viejos?. ¿Qué medidas tomaron estos representantes de la salud?. La ministra de salud, Ocaña, ¿puede explicar su estúpida declaración sobre la gravedad de la gripe mal llamada porcina? O ¿solo era para que el estado argentino adquiera toda la existencia de Tamiflú?. La gente del INAL, ¿No debería advertir a la población sobre la cantidad de sal de mesa (ClNa) por litro de gaseosas dulces? Esa sí es una implicancia sanitaria dada la cantidad de hipertensión. Existen mil factores mas, prioritarios antes que la miel, pero es imposible detallarlos, aunque es de resaltar que SI LOS DEBE CONOCER ESTA GENTE, y no se ocupan de ello. Dada su mediocridad, su ineficiencia y su falta de “rigor”, ¿porqué tomarlos en serio?.

Si la preocupación de nuestros gobernantes fuera la salud, deberían haber tomado en serio el informe de 2006 sobre malformaciones y cáncer en proximidad de agroquímicos; pero estos hijos del glifosato son sordos a la realidad.

Lamentablemente por la extensión se hace tedioso el tema, y todavía falta lo que es información más técnica o palabras de reconocidos especialistas como el Dr. Rafael Fernández, de la Universidad Nacional de Mendoza. Visto está que lo técnico no interesa. Solo usan el “poco rigor” para su autoritarismo o ¿sus intereses?. Quien desee más información, solo debe solicitarla. Gracias

(*) Resolución Conjunta 136/2007 y 109/2007