Si bien la palabra cosmética lleva a la imagen de la estética, nuestra piel es nuestra manera de comunicarnos con los demás y nuestro primer mensaje hacia el otro. Cosmética y salud van unidas indefectiblemente.

Los productos de la colmena tienen varias acciones a nivel de nuestra piel. En primer lugar, la desintoxicación del organismo dará paso a una piel más sana y bella. La correspondiente cantidad y calidad de nutrientes en la dieta, con el balance de la naturaleza, compensarán tanto los faltantes de la dieta como el excesivo consumo de los mismos por el stress, sol, aire, etc. El poder estimulatorio sobre la capa basal de la piel que tienen los productos de la colmena, hará que la piel que se renueve sea mejor que la anterior. A la vez, el aumento de producción de fibras elásticas, de colágeno y la hidratación celular retrasan el proceso de envejecimiento no solo en las apariencias. Tanto la cera como la miel, son suavizantes e hidratantes de la piel. La resultante de esto, una piel más sana, más bella, con mayor elasticidad e hidratación, con disminución de arrugas y celulitis; tanto por la ingesta como por la aplicación local de los productos de la colmena. Idéntica consideración hacia el cabello y sus problemas, ya que el mismo de alguna manera forma parte de la piel.